Manifiesto del 4-D de 1977

Manifiesto unitario del 4 de Diciembre de 1977, leído al final de todas las manifestaciones que recorrieron Andalucía (las ocho capitales de provincia más algunas importantes localidades como AlgecirasXerez), y ciudades como Barcelona, Bilbao o Madrid donde las comunidades andaluzas organizadas eran considerables:

En el pasado han existido en nuestra región aspiraciones y anhelos de dotar a nuestro pueblo de un marco autonómico, en el contexto de la unidad solidaria de todos los pueblos del Estado Español, que no llegaron a verse realizados por no haber conseguido hacer plenamente partícipes de los mismos a las más amplias capas de población andaluza; así como por la quiebra del proceso democrático que se produjo en nuestro país.
Hoy, ya superado el largo período de carencia de libertades, nuestro pueblo puede, de nuevo, hacer oír su voz y lo hace con una clamorosa expresión, debido, sin duda, a la progresiva toma de conciencia que se ha ido produciendo a lo largo de los últimos años de que los graves problemas de Andalucía encuentran mejor solución dentro de un marco autonómico, en que los andaluces puedan decidir por si mismos.
En Andalucía, en efecto, existen muchos y muy graves problemas: la emigración de los hombres y los recursos de Andalucía; un elevado índice de paro; una difícil situación en el campo que hace que unas tierras tan ricas como las nuestras no puedan garantizar el sustento de los que en ellas viven; unas condiciones generales de vida que son muy inferiores a las de otras zonas del país. Todos ellos son problemas que exigen unas soluciones urgentes, y es precisamente para ello para lo que exigimos la más rápida institucionalización de unos órganos de representación y gobierno autónomos. La consecución de la preautonomía abrirá la vía para que el pueblo apruebe en su día el estatuto de autonomía. Este Día de Andalucía abre una etapa histórica, una etapa histórica que llegará a buen fin si el pueblo andaluz, como ha hecho hoy, sigue comprometiéndose activamente en el proceso que hoy hemos iniciado. Y todo esto lo vamos a hacer en la democracia; en el respeto de todas las opiniones que existen en nuestra región; interpretando con la mayor fidelidad la voluntad del pueblo y al servicio de ese pueblo, que tiene que pensar en una España nueva, democrática y libre, por primera vez, en muchos años; una España de todos los españoles que no es concebible sin una Andalucía renovada, democrática y autónoma para todos los andaluces.

Cartel unitario de los partidos políticos y cartel de la convocatoria en Barcelona.

La Patria Españolista

Texto de la portada del semanario El Regionalista. Defensor de los intereses autonómicos de Andalucía, editado por el Centro Andaluz de Sevilla y con fecha del 5 de febrero de 1919 en su número 63. Aunque en realidad es un editorial, numerosos historiadores coinciden en concederle su autoría Blas Infante:

LA PATRIA ESPAÑOLISTA

Nuestros correligionarios de Cataluña se han detenido un tanto. La democracia trabajadora es una esperanza ardiente que incendia y conmociona a los obreros de la ciudad y del campo. ¡Hasta Sevilla se levanta! Han visto los obreros tangibilizados los principios de la democracia trabajadora en la Constitución votada por el Congreso Pan-Ruso de los Soviets. Perciben la agitación que inestabiliza en Alemania toda Constitución de Gobierno popular. Observan que las nuevas nacionalidades liberadas en el Centro y Oriente europeo, se debaten en la vacilación manifestada por las luchas internas orientadas hacia soluciones, más bien sociales que políticas. Bulgaria mantiene con Alemania analogías grandes en su actual situación. En Rumania los campesinos se han apoderado de la tierra. En cuanto a los triunfadores, el envanecimiento de la victoria en nada ha afirmado, como sucediera otras veces, los poderes que ciñeron las sienes de sus pueblos con el glorioso laurel. En Italia, el partido mejor organizado, el partido socialista, se pronuncia contra su representación parlamentaria, y se orienta hacia el maximalismo. En Inglaterra, la voz de Irlanda no se oye entre el fragor imponente de sus huelgas últimas, y el clamor de los laboristas ingleses. En Francia, el sindicalismo llega a coaccionar al desaprensivo Clemenceau. Hasta en Argentina, la aspiración democrática trabajadora conmueve a las masas proletarias y llega a minar el espíritu de la fuerza pública.
Los obreros del todo el mundo se han dado cuenta de que este instante representa un puente giratorio que unirá dos eras diferentes, y quieren ordenar este puente en la dirección que conduce al mundo de su ideología.
Barcelona y Córdoba son hoy las dos provincias españolas en que el sindicalismo cuenta con fuerza mayor y con una organización más acabada.
Y nuestros correligionarios catalanes dicen: Si llegamos a romper la clave de los Poderes actuales, los obreros penetrarán por la brecha. Temen al tránsito: a la desorientación. Y de aquí que sea éste parecer que inspira a la Mancomunidad catalana. Resolver la cuestión social es hoy asunto más urgente y esencial que el mismo problema autonómico.
Este es también nuestro criterio (el que viene a inspirar esa última fórmula) con relación al problema social que pudiéramos calificar particular de Andalucía, por ser aquí más bien que en otra parte alguna, realmente angustiosos los requerimientos que para su solución hace la vida misérrima de nuestro pueblo andaluz, a los entendimientos rectos y a los corazones sensibles.
Pero estamos convencidos. Los poderes de Madrid no harán nada por nosotros. Andalucía habrá de resolver, por sí, sus tremendos problemas. Por esto, si en nuestra mano estuviera la fuerza, estaría también la libertad, a la orden de Andalucía.
Andaluces, sabedlo: El Estado español desprecia a nuestro país, actual inerte e imbecilizado por el tormento de la larga tragedia, recibe los puntapiés del señor con inconsciencia, mansedumbre e indignidad esclavas. ¡Pobre Andalucía¡ ¡Ha perdido la dignidad y el valor que la libertad confiere¡. Tiene la repugnante lealtad de un bufón servil, ¡Andalucía adula bajamente al Estado español, a la patria españolista!.
Andaluces cobardes y encanallecidos, sabedlo: Si el Estado español es España, fue España la que vino a arrebataros vuestra tierra nacional sumiéndoos en espantosa miseria: Fue ella quien vino a destruir aquellas arterias complicadas por donde discurría el agua que fecundaba vuestro suelo: fue ella la que arrasó los vergeles que recreaban a nuestros padres: la que castró nuestro espíritu, la que martirizó nuestro genio, la que destruyó nuestra civilización, la que enterró nuestra Historia. Fue ella la que expulsó de nuestro solar a millones de hermanos, dándoles a elegir en dilemas tremendos, entre el destino o el sometimiento a su baja moral: entre la muerte por inanición o la muerte por la espada, Andaluces: Si el Estado Centralista Español fue y es, como dicen sus sostenedores, la España viva, execrad esa sierpe de España. Renegad de ella. Ella apagó ese foco del Andalus cuya memoria es en nosotros, como el recuerdo nostálgico y luminoso de una novia muy amada muerta: cuya resurrección es esperanza de fuego que mantiene encendida nuestra eterna juventud en la peregrinación de nuestros cuerpos ya envejecidos que atisbando la aparición avanzan firmes en su peregrinación por la tierra: Renegad de esa España. Ella no resolverá el problema urgente de vuestra vida. Mantiene esclava vuestra tierra. Os niega el pan. En cuanto al espíritu, España no lo tiene. ¿Cómo podrá infundiros espíritu de vida la que por no tenerlo, lo mató en vosotros? ¡España, España!... El extranjero lo dice. España es una negación de muerte. Para auscultar en España el latir de un original espíritu, han de venir a buscarlo en el espíritu agonizante y estigmatizado que la dominación de esa España dejara a Andalucía.
¡Qué tristeza! ¡Y aún hay andaluces españolistas! Andaluces que ante las ansias libertadoras del pueblo catalán, gritan con inconsciencia imbécil <<¡La unidad de la patria!>>.
Andaluces. Si la patria es espíritu, debe ser un espíritu paterno. ¿Qué cuidados paternos o maternos ejerció con vosotros la patria española? Andaluces hartos o plutócratas. Caciques malvados de la política o de la tierra, con vosotros no hablamos. Vosotros tenéis razón en gritar ¡Viva la unidad uniformista española! Porque vosotros sois españolistas con razón ¡Sois españoles de ese uniformismo que nutrió vuestra panza, único órgano que en vuestra fisiología funciona! Vosotros sois mercenarios de la Patria que os llena el estómago. Vosotros con más propiedad que cierto núcleo anarquista, así calificado, constituís el grupo de los "sin patria".
Nos dirigimos a vosotros, andaluces de verdad; andaluces de verdad porque es este título expresivo de agobiadores sufrimientos: Andaluces de verdad porque constituís las clases más numerosas de la sociedad andaluza: Andaluces de verdad porque en las clases plutócratas e industriales andaluzas, la sangre de Andalucía no está pura como en las venas nuestras, sino que fue mezclada con la de extraña gente cuyos atavismos étnicos absorbieron la generosidad de la sangre nuestra.
Nos dirigimos a vosotros, andaluces de verdad; noventa y cinco por 100 de la población de Andalucía: jornaleros, colonos, pequeños terratenientes, artesanos, sufrida clase media.
¿Por qué llamáis patria a esa España? ¿Qué paternales desvelos tenéis a España que agradecer?
”.

Manifiesto fundacional de los Centros Andaluces

El primer Centro Regionalista Andaluz o Centro Andaluz fue inaugurado en Sevilla el 22 de Octubre de 1916, por Blas Infante, Rafael Ochoa, Francisco Chico Ganga, Antonio Ariza Camacho y Luís Bejarano Salazar, entre otros. Editó la revista Andalucía, en la que colaboraron destacados personajes como los ya mencionados fundadores y otros como Gallego Burín, Isidoro de las Cagigas, Pascual Carrión, Fermín Requena, Alejandro Guichot, Lasso de la Vega, o los hermanos Castejón entre muchos otros.
En Abril de 1916 publicó un famoso manifiesto en el que formulaba las bases de lo que los andalucistas creían que debía ser la política andaluza, y donde se definía a los miembros del Centro Andaluz como “hombres libres” que estaban “por encima de la disciplina de los partidos”. Seguidamente, se dicen cosas realmente interesantes:
Andalucía quiere redimirse; quiere ser grande como ya lo fue; tener el centro de la civilización peninsular y que España, por ella, tenga el del mundo (...) Fortalecer el espíritu andaluz (...) Unir las ciudades y las provincias andaluzas, fomentando el espíritu regional. Como unidad constituida por todas ellas, se destaca Andalucía enfrente de las demás regiones. Desde los tiempos primitivos, no obstante las disgregaciones artificiales interiores, siempre se ha reconocido la unidad de Andalucía, resultado de haber habido siempre en su territorio un pueblo de carácter, personalidad o ingenio distinto de los demás de España, lo suficientemente distintos para producir una diferenciación regional. (...) Capacitar al pueblo andaluz para regirse por sí mismo (...) y administrar por sí sus peculiares intereses con la mira puesta en el desenvolvimiento de todos los órdenes de prosperidad material y moral. (...) En suma: nos proponemos crear un pueblo culto, viril, consciente y libre, capaz de sentir y de amar y de defender el ideal”.
Blas Infante recibió la responsabilidad de ser Presidente de la Junta Directiva en el período de 1916 a 1919, y de 1920 a 1922 fue nombrado Presidente Honorario.

Imágenes: Arriba, el escudo adoptado por los Centros Andaluces y posteriormente por las Juntas Liberalistas de Andalucía, sacado directamente del sello que aún se conserva en la casa de Coria del Río de Blas Infante; abajo, c/ Azofaifo, en cuyo nº 2 se ubicó la primera sede del Centro Andaluz de Sevilla, entre Octubre de 1916 y Mayo de 1917 (posteriormente se trasladó a c/ O'Donnel).

Nacimiento del "¡Viva Andalucía Libre!"

Juan Díaz del Moral, andalucista encuadrado dentro del denominado Socialismo Indígena, nos cuenta en su obra Historia de las agitaciones campesinas andaluzas. Antecedentes para una reforma agraria (1929) una importante anécdota, la del nacimiento público del grito << ¡Viva Andalucía Libre! >>: Lo fecha el 17 de Febrero de 1919 en el transcurso de una manifestación de más de doce mil jornaleros y obreros en Córdoba, organizada por Díaz del Moral y otros andalucistas miembros del Centro Andaluz de Córdoba (unas movilizaciones también recogidas en la revista Andalucía), y encabezada por una pancarta blanca con la única inscripción de “¡Viva Andalucía Libre!”.

Este dato lo encontramos corroborado y documentado por Enrique Iniesta Coullaut-Valera –biógrafo de Blas Infante- en el segundo tomo de Blas Infante. Toda su verdad. Volumen II (1919-1933) (2003) de la Editorial Atrio.





El nacimiento del grito de "¡Viva Andalucía Libre!" en la revista Andalucía:
Movimiento Obrero. En alza las subsistencias y en baja los caciques:
“De banderas, carteles, etc., lo que más ha llamado la atención ha sido el lienzo llevado por un grupo de jóvenes, con la inscripción siguiente: ¡Viva Andalucía libre!
(...)
“La manifestación anticaciquista, fue un éxito formidable. Aunque, como atrás decimos, la iniciaran y organizaran las Sociedades Obreras, éstas habían invitado atentamente al acto a las fuerzas izquierdistas, por lo que al comicio aportaron su concurso y entusiasmos, el Centro Andaluz, el Centro Obrero Republicano, la Agrupación Socialista, el Centro Republicano del distrito 7º, la Juventud Republicana Socialista Federal. Asistieron asimismo los representantes en la Diputación y el Ayuntamiento de la coalición regionalista republicana, señores Salinas, diputado, y Azorín, Guerra, Cáceres, Troyano, Garrido, Urbano, Suárez Aranda y Vaquero, concejales”

El caciquismo y la Prensa. Un detalle personal:
“La cívica lucha, representada por el grito generoso de ¡Viva Andalucía libre! y ¡Mueran los caciques!, ha tenido muy varios aspectos y consecuencias”
Fuente: Andalucía, nº 130, Año IV, 22 de febrero de 1919

Pero este hecho no es casual, puesto que se encuadra innegablemente en el contexto del Trienio Bolchevique Andaluz (1918-1921) –o Bolchevista-, período de máxima movilización y tensión en el campo andaluz, especialmente en la provincia de Córdoba. Para enmarcarlo, algunos gráficos:
Huelgas en Córdoba durante el trienio Bolchevique. Fuente: BARRAGÁN MORIANA, Antonio, La actividad política de los andalucistas en la provincia de Córdoba durante el “Trienio Bolchevique”, en Actas del I Congreso sobre el Andalucismo Histórico, Jerez de la Frontera, Fundación Blas Infante, 1985

Huelgas en la provincia de Córdoba en 1918, 1919 y 1920. Fuente: BARRAGÁN SORIANA, Antonio, Conflictividad social y desarticulación política en la provincia de Córdoba, Ayuntamiento de Córdoba, 1990.



Resultados electorales de las candidaturas de coalición entre republicanos y regionalistas en Córdoba. Fuente: LACOMBA AVELLÁN, Juan Antonio, Regionalismo y autonomía en la Andalucía contemporánea (1835-1936), Caja General de Ahorros y Monte de Piedad de Granada, 1988; HIJANO DEL RÍO, Manuel, Índice bibliográfico de la revista Andalucía (1916-1920), Sevilla, Fundación Blas Infante, 1992

Candidatura Cordobesa anticaciquista (Córdoba, nº 62, 27/Octubre/1917), y El resultado de la lucha electoral en Córdoba (Córdoba, nº 65, 17/Noviembre /1917)

Córdoba, nº 65, 17/Noviembre/1917
Imágenes:
Arriba a la izquierda: Composición a partir del cartel Trabajador de la Juventud de la Unión Soviética, de V. Votrin, 1986
Arriba a la derecha: Pegatina de NA, "1918-1920: Trienio Bolchevique Andaluz. 80 años de orgullo bolchevique" (7x10cm)
Abajo: Composición a partir del cartel de la película Aurora de Esperanza, Antonio Sau, Sindicato de la Industria del Espectáculo (CNT), 1938

Artículos relacionados:
-Huelgas Agrarias
-Juan Díaz del Moral

Pendón de las Navas de Tolosa

Pendón arrebatado a modo de trofeo o motín de guerra a los almohades en la batalla de las Navas de Tolosa (Jaén) en el año 1212, y secuestrado hoy en el Monasterio de las Huelgas Reales (Burgos). Con un tamaño de 3’3 por 2 metros, está tejido en oro, plata y sedas con predominio los colores rojo, amarillo, azul, blanco y verde, con inscripciones de alabanza a Allah que rodean una gran estrella central de ocho puntas. Tradicionalmente se ha identificado como un trofeo arrebatado a las tropas musulmanas en dicha batalla, incluso como parte de la tienda o qubba del almohade Al Nasir, pero es evidente que se trata de una bandera por su confección y por su parecido con otras muchas aparecidas en las miniaturas de las Cantigas y en las pinturas de El Partal de la Alhambra. C. Bernis, por otro lado, cree más factible que en realidad fuera efectivamente un tropeo de guerra, pero algo posterior, conseguido por Fernando III de Castilla y donado al monasterio cuando éste hizo la obra de su claustro.
Tal es su significación, que fue exhibido por Franco en el primer desfile de la Victoria de 1939, como símbolo de su “cruzada”.

En el año 1953 se llevó a cabo su restauración, y desde entonces cada año la máxima autoridad militar porta en la procesión del Curpillos una copia bastante fiel.
Hay otras muchas piezas clave de nuestra identidad, patrimonio histórico-cultural del Pueblo Andaluz, que siguen enajenadas fuera de nuestra tierra (síntoma de que seguimos siendo un pueblo colonizado), entre las que destacan algunas como los manuscritos de El Escorial de Alfonso X, los leones de las Cortes de Madrid, la Dama de Baza o el Soldado de Osuna.

Imágenes: Arriba, foto del Pendón de las Navas de Tolosa, y reducción en bloques de color para su mejor comprensión; abajo, dos idealizaciones de cómo habría sido preparado como pabellón de guerra.

Artículos relacionados:
-Bandera de Cantoria
-Banderas de Boabdil
-Estandarte de Colls

Andalucía en la Sociedad de Naciones: El Congreso de la Paz

En 1918, tras finalizar la Primera Guerra Mundial, se organizará la Sociedad de Naciones para intentar solucionar de manera pacífica los conflictos fronterizos entre los diferentes estados –sin muy buen resultado conociendo la historia posterior, y como precedente de la inoperatividad de la ONU-, momento que será aprovechado por numerosas naciones europeas sin estado para hacer oír sus reivindicaciones.
Andalucía, Cataluña y Euskadi presentarán al unísono idénticas reivindicaciones ante la Sociedad de Naciones de Ginebra en ese año. La andaluza será redactada por Blas Infante y José Andrés Vázquez y presentada por este último ante este Congreso de la Paz de la Sociedad de Naciones. Las posturas mantenidas por el andalucista serán claramente pertenecientes a la corriente posteriormente denominada como Tercermundismo, siendo consciente de la estructura sociopolítica andaluza como de colonial frente a otros pueblos del estado español, planteando reivindicaciones claras como el mantenimiento de la Paz por el desarme, el reconocimiento de la libertad de los pueblos y de las autonomías de los que reclamen su autogobierno dentro de otros estados, desarme aduanero y socialización de un mercado común, o una política clara de descolonización. Y recoge citas tan interesantes como las siguientes:
“…pueblo es grupo humano, definido por la necesidad o por la historia para realizar por sí sus destinos propios…”
“…reconocimiento político de todos los grupos humanos que, en el ejercicio de su libertad, reclamen su derecho a un vivir distinto…”
Hora es ya de que los principios de justicia, libertad, no sean sólo pronunciados por los labios, sino vividos en la realidad por las democracias burguesas. Si este programa no se lleva a cabo, saldrá la revolución por la guerra y la democracia trabajadora enarbolará la bandera roja de la revolución por la paz definitiva
Andalucía pide ante la Sociedad de Naciones la integración de su territorio por la devolución de GIBRALTAR, para poder formar integralmente en el concierto de las nacionalidades libres de la península, en los Estados Unidos de Iberia”.
Ni qué decir tiene que todas estas reivindicaciones fueron boicoteadas y Andalucía no fue escuchada, con el beneplácito y complicidad de los gobiernos español e inglés.
A modo de anécdota, estaría simpático conocer que en los diversos Centros Andaluces se podían adquirir ejemplares de La Sociedad de las Naciones. Índice: La Sociedad de las Naciones y el Regionalismo andaluz- Biología del Ideal (evolución fundamental e histórica) - Estudio de una organización internacional basada en el programa de Wilson - Después del Armisticio - Alegato de Andalucía ante el Congreso de la Paz, escrito por Blas Infante, por 2,50 pesetas; y La reivindicación de Andalucía en el Congreso de la Paz, por José Andrés Vázquez, por 0’50 pesetas, ambos publicados por Editorial Avante.







Portada de la revista Andalucía (nº 186, 14 de abril de 1920), en que aparece Gibraltar como población de Andalucía.





Varias pintadas que nos mandan desde el Campo de Gibraltar.Monumento a la entrada al peñón, donde se representan las columnas de Hércules y el pasado andalusí (gracias a La Hache Andaluza).

Escudo monárquico y británico de Gibraltar en el City Hall; y el escudo auténtico de Gibraltar -igual que el de la ciudad de San Roque- en un monumento.

Artículo relacionado: San Roque y Gibraltar "andaluz"

Pascual Carrión


Pascual Carrión y Carrión, incluido en el censo de Andalucistas Históricos, fue un ingeniero agrónomo nacido en Valencia el 3 de Noviembre de 1891 y fallecido en 1977. Comenzará una activa vida política y andalucista durante el Trienio Bolchevique Andaluz (1918-1921), ingresará en el Centro Andaluz de Sevilla, del cual será Vocal de la Junta Directiva en 1919, y participará en la Asamblea de Córdoba del mismo año, marcando el punto culminante de la colaboración con Blas Infante. Posteriormente, concurrirá a las elecciones de 1931 junto con Infante y Vallina por la Candidatura Republicana Revolucionaria Federal Andalucista.

Su concepción del Andalucismo en el plano económico es una síntesis de las doctrinas marxistas, georgistas y anarquistas, guiándolas hacia un proyecto peculiar andaluz al que los teóricos han denominado como "Socialismo Indígena" o "Socialismo Libre". Suya será la cita que ha pasado a la historia como una de las más esclarecedoras y definitorias de todo el compromiso del Andalucismo con su tiempo: “Inclinémonos siempre a la izquierda, junto con los trabajadores, nunca del lado de los explotadores”.
Gozará de gran prestigio y reputación personales, siendo nombrado Secretario de la Junta Central de la Reforma Agraria entre 1931 y 1932, y Jefe del Instituto de Reforma Agraria entre 1937 y 1938. Todo ello, le sirvió para ser duramente represaliado una vez triunfado el golpe fascista español, siendo privado de libertad durante un tiempo y “depurado” e inhabilitado durante décadas. Se le abrirá expediente formal y se le señalará como destino forzoso la plaza de Ingeniero Director de la Estación de Viticultura y Enología de Requena, desde 1941 hasta su jubilación en 1961, para ser apartado así de todo posible contacto político en ninguna gran ciudad andaluza.
En 1976 participará en el homenaje que se le brindará a Blas Infante en Casares, acto prohibido por la autoridad civil pero que aún así se realizó.
Su pensamiento puede resumirse en su siguiente cita: “El panorama andaluz no es un problema de orden público, ni tampoco exclusivamente de paz social, sino que es un problema más hondo, es de reconquista de un pedazo de nuestro suelo que en su mayor parte se encuentra en poder de unos cuantos señores que dificultan su normal desarrollo e impiden, quizá inconscientemente, que alcance la prosperidad que por sus condiciones naturales le corresponde”.
De él dirá Blas Infante: “La obra de Pascual Carrión jamás será bastante agradecida por los andaluces (…) Merced a él, Andalucía y la Historia de Andalucía, ante la justicia universal, contará siempre con recursos formidables para formular un tremendo “yo acuso” contra los regímenes que vino a establecer la conquista denominada cristiana”.

Fuente: Asociaciones obreras en Andalucía a comienzos del siglo XX, Amalia Castillo Noguera, Pilar Fuertes de Estefi, Rafael Maldonado Majada, en Actas del I Congreso de Andalucismo Histórico, Fundación Blas Infante, Jerez de la Frontera, 1985

"Inclinémonos siempre a la izquierda, junto a los trabajadores, al lado de los oprimidos, nunca de los explotadores", Pascual Carrión en su intervención en la Asamblea de Córdoba de 1919. Fuente: "La Asamblea Regionalista de Córdoba", Andalucía, nº 134, Año IV, 29 de marzo de 1919, pág. 5-6

Imagen: Composición a partir del cartel "El Hombre será libre por el Socialismo", de J.Barreira, para la Federación Socialista Valenciana durente la IIª República.

Banderas de Boabdil

Una de las primeras referencias de la utilización de los colores blanco y verde como símbolos andaluces en la Andalucía ya conquistada -es decir, se trata de una continuidad en el uso de los mismos- la encontramos en el escudo de armas de Diego Fernández de Córdoba, III Conde de Cabra y Alcaide de los Donceles, desde 1483, quien logra hacer prisionero al mismísimo Boabdil en la batalla de Lucena, confiscándole a su ejército 22 banderas, 18 de ellas verdes y blancas, y otras tantas con estrellas de ocho puntas.
Este escudo puede observarse en el altar mayor del convento de Madre de Dios de la localidad cordobesa de Baena, y en uno de los cuarteles del escudo incluso aparece la cabeza del capturado Boabdil, a modo de premio. Toda una síntesis de la trágica historia medieval de Andalucía.
Algunos autores de tendencia historicista, como Manuel Nieto Cumplido, sitúan el origen de la Andalucía actual como nación, y del Andalucismo como movimiento histórico nacional, poco antes de este momento, en el siglo XIII, con la creación de la persona jurídica de la Hermandad General de Andalucía -a raíz de estas victorias militares-, que ostentaba una conciencia nacional y diferencial, puesto que dicha hermandad mantenía relaciones en toda regla de tipo “internacional” con el Reino de Castilla, como un reino extranjero más. Hermandad reunida por primera vez en la hoy localidad de marcada significación andalucista de Peñaflor (Orígenes del Regionalismo Andaluz (1235-1325), Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Córdoba, 1979).
Imágenes: Fachada del Palacio de las Dueñas en Sevilla, con el escudo familiar del Ducado de Alba, heredero directo del mencionado anteriormente; escudo del Monasterio de Madre de Dios aparecido en la revista Andalucía en la Historia; y algunas reproducciones idealizadas de las banderas de Boabdil.

Artículos relacionados:
-Banderas andalusíes en la heráldica andaluza
-Breve historia de la bandera andaluza
-Canillas de Aceituno, Sedella y Boabdil

Diamantino García


Diamantino García Acosta

Conocido como “el cura de los pobres”, será una pieza clave dentro del movimiento jornalero andalucista. Andaluz de adopción, nacido en la localidad salmantina de Ituero de Azaba, desde muy niño vino a vivir a Sevilla, instalándose en el históricamente popular y andalucista barrio del Cerro del Águila. A los 18 años ingresará en el Seminario después de haber rechazado una importante beca en medicina, y una vez ordenado sacerdote será destinado a la localidad de Los Corrales, donde rápidamente se integrará con un grupo de jornaleros formando parte de las Comisiones de Jornaleros del Campo Andaluz, germen del Sindicato de Obreros del Campo (SOC), del que será cofundador en 1976 junto a otros destacados dirigentes andalucistas como Juan Manuel Sánchez Gordillo o Diego Cañamero. También será colaborador de la ONG Entre Pueblos y fundador de la Asociación Pro-Derechos Humanos de Andalucía (APDHA).
Morirá en 1995, habiendo recibido tan solo dos años antes la Medalla de Plata de Andalucía.
En el X aniversario de su muerte el Sindicato de Obreros del Campo (SOC) organizaría un acto en su tumba con unas emotivas palabras pronunciadas por Diego Cañamero, Secretario General del SOC en ese momento:
Han pasado muchas cosas, Diamantino, desde aquel día fatídico en que nos dejaste huérfanos de tu palabra y de tus silencios tan elocuentes, de tu rebeldía sin ira y de tus sueños. Desde aquel maldito día en el que, como dijo nuestro amigo Carlos Cano, quedaron huérfanos los moros, los sudacas, los negros, los cobrizos y los gitanos. Y nosotros, los jornaleros y jornaleras. Los que tuvimos la suerte de compartir contigo el pan del trabajo y la sal de la lucha por una Andalucía mejor. Han pasado muchas cosas pero tu recuerdo sigue instalado en todos nosotros. Sigue presente el hueco que dejaste con tu ausencia. Porque tu recuerdo como ayer tu voz, nos llama a seguir peleando por nuestros derechos y también por los derechos de todos aquellos que llegan a nuestra tierra huyendo de una miseria que no hace tanto tiempo nosotros conocimos. Porque tú nos enseñaste a reconocer como a iguales a los hombres y a las mujeres por el brillo desamparado de sus miradas y en sus manos encallecidas. Hoy como ayer, Diamantino, seguimos reclamando esas utopías preñadas de realidades que nos hacen imaginar un mundo en el que nadie sea más que nadie por títulos y linajes, que la sangre de los inocentes no cotice en la bolsa ni sirva para engordar fortunas, en el que solo puedas llevarte a la boca el pan que seas capaz de ganar con tu sudor. Un mundo en el que, como tú dijiste, “la mitad no se muera de hambre mientras la otra mitad se muere de colesterol”. Sabemos Diamantino que no te faltaron peonadas de lucha y de sacrificio por los pobres que presentar a tu Dios. Desde donde estés, sabemos de tu alegría en cada nueva sede que el SOC abre en Andalucía, en cada visita a un tajo donde no se cumplan los derechos. Porque el SOC, como tu querías, estamos en los invernaderos de Almería y en los campos de fresa de Huelva, en los olivares de Jaén y en la vendimia en Francia o en La Mancha. En los hoteles en Mallorca o en las obras de la Costa del Sol, reivindicando tierras para cooperativas o exigiendo el Plan Forestal Andaluz, apoyando la lucha saharaui y denunciando a los criminales que se enriquecen con las guerras. Hoy como ayer, Diamantino, luchamos para que se cumplan las promesas de quienes nos gobiernan y que, en una Andalucía que presume de modernidad, no quepan tantas injusticias. Para que retiren las leyes que nos tratan como ciudadanos de segunda categoría, para que en la construcción de una Europa sin fronteras puedan más los derechos de los trabajadores que los de los mercaderes que esquilman nuestra tierra. Este es hoy, como ayer, nuestro compromiso. Y en esa lucha tu recuerdo, Diamantino, sigue siendo nuestro aliento”.

"La tierra es de quien la trabaja y la defiende con el impulso de los ideales puros": VÁZQUEZ, José Andrés, "Villamartín o el pleito de los tres siglos", en ABC, Sevilla, 4/Abril/1930 (citado en RUIZ LAGOS, Manuel, José Andrés Vázquez. Artículos, Jerez de la Frontera, Fundación Blas Infante y Excmo Ayuntamiento de Aracena, 1984

Selección Andaluza de Fútbol

LA SELECCIÓN ANDALUZA DE FÚTBOL TAMPOCO JUGÓ EL 2009:


Imágenes de las acciones de protesta contra la decisión de la Federación Andaluza de Fútbol (FAF) de no convocar a la Selección Andaluza de Fútbol tampoco en las Navidades de 2009. Las de arriba son de la fachada de la Federación Gaditana de Fútbol, y las de abajo de las puertas y los alrededores del estadio Ramón de Carranza, del Cádiz CF.









Abajo, protesta en Torremolinos:


ANDALUCÍA-CHINA: Algunos recortes de prensa de Diario de Cádiz y La Voz de Cádiz sobre el despliegue andalucista del partido entre las selecciones de Andalucía y China en Cádiz del año 2005, y la repercusión de los cánticos. Gracias al amigo lector que me los envió hace ya algún tiempo por permitir rescatarlos.

Pancarta de la Federación Andaluza de Hinchas (FAH), con los retratos de Blas Infante y Mao Tsé Tung.









Acompañan un video de las Brigadas Amarillas, y otro de la Curva Massilia del Livorno (Italia), cantando una versión propia del Bella Ciao:
video video
Artículos relacionados:
-Selección Andaluza de Fútbol

ANDALUCÍA-KENIA = ANDALUCÍA-BOLIVIA:
Parece ser según agencias de prensa que el partido de la Selección Andaluza Absoluta de Fútbol ha sido suspendido definitivamente, aunque aún no está anunciado en la web de la Federación Andaluza de Fútbol (FAF).
El partido, que se iba a disputar en el Estadio de la Victoria de Jaén a las 18'30h del Sábado 27 de Diciembre'08, ha tenido que ser suspendido
por la imposibilidad de comparecer por parte de la Selección de Kenia por problemas con los visados de sus jugadores... el racismo estructural de este sistema capitalista llega hasta esos extremos de inoperancia, surrealismo y estupidez. A pesar de ello, se contó también con la posibilidad de que jugara el partido en su lugar la selección nacional de Bolivia, aunque finalmente tampoco va a poder ser así, supongo que tampoco habrán podido asegurarse de que todos los jugadores se volverían al autobús después del partido y a ninguno le diera por quedarse en tierra, no nos fueran a quitar tantos puestos de trabajo (nótese tono sarcástico, por favor)...
En la presentación del pasado día 22 se ofreció la lista de futbolistas andaluces convocados para esta cita, y durante el encuentro se supone se le entregaría la Medalla de Oro de la Federación Andaluza de Fútbol a los futbolistas andaluces que se proclamaron campeones de Europa en la pasada Eurocopa: Juanito, Marchena, Sergio Ramos, Güiza y Reina.



-->
Imágenes: Pegatina editada por la Federación Andaluza de Hinchas (FAH) [7'5x16'5cm], un par de imágenes del partido del pasado año de 2007 con Zambia celebrado en Jerez, donde se ve la pancarta de “STOP” que a pesar de ser retirada por la policía llegó a salir en Canal Sur TV; otras del anterior encuentro del 2006, jugado en el estadio olímpico de Sevilla con el Peace Team, o Combinado por la Paz palestino-israelí, y donde se ve la pancarta bilingüe “ANDALUCÍA LIBRE” en castellano y en árabe; y una imagen del famoso Andalucía-China de Cádiz del 2005 con una pancarta con las imágenes de Blas Infante y Mao Tsé Tung.

Más información:
http://www.faf.es/prensa/pagpren.htm
http://groups.msn.com/MLNA/shoebox.msnw
ANDALUCÍA-ZAMBIA:
Ahora que se acerca el próximo partido de la Selección Andaluza de Fútbol (27 de Diciembre de 2007 en Xerez, frente a la Selección de Zambia), saco a la luz este escudo de la Unión Deportiva Andaluza -en la prensa de la época también se la llamaba como "Selección Andaluza"- documentado al menos desde el 24 de Enero de 1915, en un partido entre ésta y el Sevilla FC, con un resultado de 7-0 para el Sevilla, y en el que la Selección Andaluza estaba formada por un combinado de los clubes Betis, Recreativo de Sevilla, Recreativo de Huelva y Andalucía.

Sería necesario así mismo hacer una pequeña nota aclaratoria: la “Selección Andaluza Absoluta de Fútbol” con carácter oficial no aparecerá hasta 1928, con motivo del Campeonato de Selecciones Regionales, frente a las selecciones de Valencia y Galicia. El proyecto se consagró un año después durante un programa deportivo de la Exposición Iberoamericana, en el que la Selección Andaluza jugó contra el célebre equipo argentino Boca Junior.



ANDALUCÍA-MALTA:
Encuentro celebrado el 29 de Diciembre de 2004 en el campo del Sevilla FC, el estadio Ramón Sánchez Pizjuán de Sevilla.